Templo de Santa Rosa de Viterbo en Querétaro

692
turismo-templo-de-santa-rosa-de-viterbo-03
turismo-templo-de-santa-rosa-de-viterbo-03

El Templo de la Cruz o ex Convento de la Santa Cruz de los Milagros, esta construido sobre la loma del Sangremal (entre las calles Independencia y Manuel Acuña), es considerado como un edificio de gran sentido religioso y como símbolo del nacimiento de Querétaro.

Este lugar fue testigo de la fundación de Querétaro en 1531, cuando surgió como una población cristiana del Virreinato. De acuerdo al mito de fundación, se cuenta que en medio de en una cruel batalla el 25 de julio de 1531 entre los españoles y los indígenas chichimecas en el cerro de Sangremal, al ir observando que estaban perdiendo, invocaron al Apóstol Santiago para su protección y fue en tal momento que se ocultó el sol y en lo alto del cielo se proyectó una luz en forma de cruz donde apareció el Apóstol cabalgando en su corcel blanco. Fue así que finalmente los españoles triunfaron y la batalla terminó.

La edificación de Santa Rosa de Viterbo es la edificación que muestra el máximo esplendor del Barroco en Querétaro merced a sus obras de arte incomparables, arquitectura y al elaborado trabajo de sus retablos, Allá se dio la independencia, la desarmonía y el desequilibrio propio del barroco mexicano. Allá la fuerza riñe con la inmortalidad, y la razón con la emoción. Transcurrido el tiempo sus paredes con más de doscientos años de antigüedad han cubierto de pintura una y otra vez tratando de derretir su estructura en los siglos XVIII, XIX, XX y XXI.

El convento y templo de Santa Rosa de Viterbo

 

El convento y templo de Santa Rosa de Viterbo fue edificado a fines del siglo XVII principios del siglo XVIII en honor a la Rosa de Viterbo (mil doscientos treinta y cuatro-mil doscientos cincuenta y dos) virgen perteneciente a la Tercera orden de la ciudad de San Francisco, quien murió a los dieciocho años de edad. Tras la muerte su cuerpo fue depositado en la iglesia de Santa María de Poggio. Tras una serie de apariciones de Rosa de Viterbo al Papa Alejandro IV, este mando a desenterrar los restos de la virgen, la exhumación descubrió que los restos de Rosa de Viterbo se hallaban incorruptos (sin descomposición) más tarde la iglesia que protegía sus reliquias se incendió, sin embargo, el cuerpo de la miembro de la orden de la ciudad de San Francisco solo cambió de color.

La testera y la torre, tienen repercusión árabe, con lo que pudiesen considerarse “Manieristas”, los retablos son barrocos con diferentes estilos. Otra curiosidad de su arquitectura son sus 2 botareles invertidos, los arcos arroscados que se apoyan al lado derecho de la entrada primordial, que conforme afirman se pusieron para resguardar un posible caiga de la bóveda y apertura de los muros laterales del templo, estos arcos los empleó Francisco Martínez Garduño en otras de sus obras “una de las más hermosas, altas y opulentas de esta ciudad”.

El convento se construyó en 1683 para atender a los misioneros que llegaban a evangelizar esta zona; su construcción finalizó en el año 1735 por Don Pedro García de Acevedo y Calderón. Durante el siglo XX edificio fue remodelándose con la realización de lujosos retablos y algunas pinturas creadas por Juan Rodríguez Suárez, que representan las vidas de San Francisco de Asís y San Antonio de Padua.

Su principal atractivo reside en el interior, donde se encuentra una réplica labrada en piedra de la Santa Cruz que apareció en la batalla que dio pie a la fundación de la ciudad, se dice que es una réplica de la que vieron los indígenas cuando fueron vencidos por los españoles en este lugar. También se pueden observar los hermosos retablos de cantera rosa que oscilan entre el estilo barroco y el neoclásico. La portada del templo es de sobrio estilo clasicista con un gran pórtico dispuesto a manera de vestíbulo sobre el que se alza un remate con frontón triangular.

turismo-templo-de-santa-rosa-de-viterbo-02
turismo-templo-de-santa-rosa-de-viterbo-02

El convento anexo aloja una escuela, pero se puede visitar parte de sus antiguas dependencias, como la cocina, la alacena, el refectorio, una de las celdas que sirvió de prisión a Maximiliano de Habsburgo en 1867 y los pasillos donde se exhiben pinturas de los siglos XVII y XVIII.

Otro atractivo de este recinto es el famoso ‘Árbol de las cruces’, cuyo origen se remonta una leyenda que dice que en el templo existió un destacado árbol de la cruz que en vez de brotar flores, brotaron cruces; una tarde, cansado de caminar, Fray Antonio Margil de Jesús Ross apoyó su bastón en los prados del actual jardín y desde ese entonces, el mismo produjo ramas con espinas.
El convento de la Santa Cruz es uno de los edificios queretanos que ha sido protagonista de importantes sucesos de la historia de México que ha visto pasar por sus corredores.

Desde 1683 fue sede del Colegio de Misioneros de Propaganda Fide, uno de los colegios para evangelizadores más importantes de América. Uno de los egresados de este colegio fue fray Junípero Serra, quien encabezó las caravanas evangelizadoras con las que se fundaron 21 misiones, que se conservan en su mayoría, y que cubren desde Querétaro hasta la Alta California.

Cuando iniciaba el movimiento de Independencia, el convento fue prisión del corregidor de Querétaro, don Miguel Domínguez, y unos años después fue tomado por Iturbide para poder dominar Querétaro desde la colina. Maximiliano de Habsburgo usó el convento como cuartel general, más adelante fue su primera prisión.

Aunque el templo de La Cruz siempre ha funcionado como tal; desde 1857 por la promulgación de las leyes de Reforma, el Convento y todas sus pertenencias se convirtieron en bienes de la Nación y dejó de funcionar. Por este motivo el edificio, por un tiempo largo se convirtió en cuartel militar con el consiguiente deterioro.

Te recomendamos visitar el templo de La Cruz el 12 y 13 de septiembre, que es cuando se celebra la fiesta patronal de la Santa Cruz de los Milagros, se reúnen cientos de concheros y danzantes que día y noche rinden tributo a La Cruz por medio de cantos, alabanzas y danzas, un espectáculo de misticismos y tradición que no te puedes perder.

Entrando al templo le sorprenderá el elaborado trabajo de los 5 retablos que están completamente cubiertos con una capa de oro auténtico. Asimismo son dignas de admiración sus múltiples pinturas entre aquéllas que destacan: el retrato del capitán Velázquez de Lorea de Miguel Cabrera y el retrato de Sor Ana María (Neve), y considerado uno de los cuadros más hermosos hechos a una monja.

Esta obra es en una gran parte del reconocido arquitecto técnico queretano Francisco Martínez Gudiño, A Don Ignacio Mariano de las Casas se le atribuye el reloj (torre) y el órgano del coro bajo en donde estampó su firma.

Este edificio cobijó en sus comienzos un convento de pequeña santurronas que si bien no era monjas, se dedicaban a la oración. En el siglo veinte las paredes de este edificio conformaron el Centro de salud General de Querétaro, para esto se cubrió con una capa de pintura los murales originales que representaban a la temporada Barroca.

turismo-templo-de-santa-rosa-de-viterbo-01
turismo-templo-de-santa-rosa-de-viterbo-01

Cómo llegar: se encuentra en la Calle Ejército Republicano, frente a
la Plaza de los Fundadores. Si uno se para en Plaza de Armas y
dirige su mirada hacia el este, todas las calles que se ven, que
suben, llevan a este templo.

No podemos dejar pasar la historia de la Monja Blanca, en un cuadro misterioso de la Iglesia.

Ubicación de Iglesia Santa Rosa de Viterbo

Cómo llegar se encuentra ubicada en la calle de Ezequiel Montes (Arteaga, esquina con Ezequiel Montes) frente a la Plazuela Mariano de las Casas a sólo una cuadra de Avenida Zaragoza. El horario de Santa Rosa funciona como templo. La puedes visitar todos los días de las 9:00 hasta las 18:00 horas. Cualquier cambio en los horarios queda sujeto a la sacristía. El precio de acceso varía de acuerdo a la actividad en el recinto.